pobreza extrema
hogares vulnerables

CIMA ES ESPERANZA

Para Estos Niños

Según UNICEF se estima que 170,000,000 de latinoamericanos se encuentran en condiciones de absoluta pobreza. En el Perú el 14% de la población se encuentra en extrema pobreza o indigencia, a un equivalente de 3 millones y medio de habitantes, de los cuales 2 millones son niños, niñas y adolescentes.
El Perú es un país joven, el 30% son niños y el 14% son adolescentes (INEI – 1993). Solo en Lima se calcula que viven en la calle aproximadamente entre 1500 a 2000 niños, niñas y adolescentes, con edad entre 6 a 17 años.

Este fenómeno es consecuencia de la crisis familiar que atravesamos, el incremento de las familias disfuncionales, la extrema pobreza, la violencia y maltrato infantil originada dentro del núcleo familiar, la migración a Lima que origina hacinación de los miembros de una o varias familias en precarias casas que no cuentan con servicios básicos y la crisis de valores que nuestra sociedad vive. Todo ello origina que cada día un niño se escape de su casa y busque refugio en la calle.

Estos niños duermen donde pueden (rivera de ríos, plazas públicas, casas abandonadas) y forman grupos que se desplazan por diversas zonas de la ciudad. En la mayoría de casos estos niños se dedican a actividades ilícitas como el robo o el engaño. Sucios, andrajosos, con una salud muy precaria se dedican mayormente al consumo de drogas como pasta básica de cocaína o inhalan vapores de solventes como el terokal, exponiéndose a una dependencia y posteriormente a graves daños cerebrales.

Desafortunadamente, el gobierno Peruano no cuenta con recursos para resolver el problema de la delincuencia infantil. CIMA depende completamente con el apoyo de gente como usted.
Para aprender más de nuestra Casa Hogar y como unirse a nuestra familia entre al vínculo “Ayúdanos a Ayudar”.
En el hogar de CIMA trabajamos en forma dedicada y con eficiencia, pero necesitamos solicitar donaciones para permanecer operativos. Ayúdenos a ayudar hoy que los niños lo necesitan y estarán agradecidos.

Sin la ayuda de organizaciones transparentes y serias como CIMA estos niños no tendrían esperanza. CIMA fue fundada en el principio de dar esperanza a niños y adolescentes, sin ella que quedarían abandonas en las calles enfrentando consecuencias terribles. CIMA es esperanza para estos niños y para el Perú

niños de la calle
pandillaje en lima